lunes, 19 de octubre de 2009

Las libertades del arte

Tremendo revuelo han causado en algunos entornos las expresiones que tuvo el artista y cantante René Pérez Joglar, de la agrupación puertorriqueña Calle 13, en la pasada entrega de los premios MTV Latinos al lucir una camiseta a primeras luces oprobiosa en contra del presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez.


Cuando me enteré por la prensa escrita de lo que este chico había hecho en la entrega de los premios MTV Latinos, me indigné inicialmente. No conocía la camiseta ni al artista.

Me bastó ver el pasado sábado 17 de octubre en horas de la tarde un especial de MTV con el cantante en Bogotá, para conocer su sensibilidad y saber que en su acto no había nada más que un grito callado en favor de la libertad de expresión. O mejor, la inocencia (cándida y propia de una generación), de un jóven que quiere expresarse.

Me dio la impresión que René es una persona sensible, como todo artista, descomplicado y sobre todo, un chico sano. Bastó ver la amabilidad con que atendió a la muchachada (la mayoría universitarios), que lo abordó en las calles de La Candelaria en su visita a Bogotá, previa a la presentación de la ceremonia de los MTV Latinos.

Su acto, parte del Show publicitario de los MTV Latinos, es también la posibilidad que tiene el arte de expresarse a través de los artistas, sin ánimo de ofender a nadie y con el único propósito de desplegar al mundo el pensamiento del artista, en este caso el cantante.

Nuestro Presidente merece todos mis respetos, así como estoy seguro los del artista, un ser humano como cualquiera, pero con la sensibilidad adicional que da el expresarse a través de una de las artes mayores como la música. La camiseta es solo la anécdota de lo que René piensa (se expresó a través de una de las artes menores como son las artes gráficas).

Defiendo el derecho del artista de expresar sus ideas y pensamientos a través del arte. La camiseta vista puesta no es lo que los medios dijeron o leyeron inicialmente. Tiene un doble y hasta un triple mensaje (es completamente simbólica y sus grafismos presentan diferentes interpretaciones, como la misma realidad. Cada quien ve lo que quiere ver).

Lástima que el Alcalde de Manizales que hoy veta la presentación de René y su grupo en la próxima Feria de su municipio crea que con este acto está defendiendo a los colombianos, a nuestro honor y a nuestro prestigio ante el mundo. La política toma estas cosas muy a pecho mientras descuida lo importante: la convivencia en las ciudades, la protección de los niños y las niñas, la reducción de la pobreza, la posibilidad de educar a las nuevas generaciones en el respeto y la admiración por el arte.

Recuerdo que el Presidente el mismo día de su primera posesión del cargo, el 7 de agosto de 2002, dijo casi textualmente frente a un grupo de niños que interpretaban algunas piezas de la música clásica en el Palacio de Nariño que prefería que los niños "empuñaran un instrumento musical a que empuñaran un arma". Creo que ahí, en esa frase providencial y premonitoria, está nuestro René. Desarmado, cándido, juvenil, callado, crítico.

La foto que acompaña esta nota es de Reuters y la tomé prestada de El Espectador.com.

Independientemente de mi acuerdo o desacuerdo con la presencia de soldados estadounidenses en Bases Militares colombianas, hasta aquí va mi opinión con respecto a René y las libertades del arte. Más abajo transcribo la carta que el cantante hizo llegar en las últimas horas al Gobierno de Colombia.

Guillermo Camacho-Cabrera

CARTA DE RENÉ PÉREZ JOGLAR AL GOBIERNO DE COLOMBIA

San Juan, Puerto Rico.


Carta abierta a la Cancillería de Colombia,

Por medio de esta carta les dejo saber lo que siento desde lo más profundo de mi corazón.

Yo amo a Colombia por eso me preocupa la entrada de bases militares extranjeras al país. Como puertorriqueño yo he vivido esto en carne y hueso y no me gustaría que su país pasara por lo que pasa el mío.

Según su comunicado, yo insulté a su presidente con el texto de mi camiseta.

En esa camisa existe un juego de palabras, tiene una doble lectura. Uno lee lo que quiere. Por lo menos yo leo claramente. Uribe Para Bases Militares. Un mensaje directo y claro.

El concepto de mis camisas fue creado por la misma gente a través de Twitter. La camisa de Colombia la hizo un colombiano, la de Venezuela un venezolano y así sucesivamente. Se hizo una de cada país.

La idea de las camisas fue darle voz a los pueblos, a la gente que por lo general no tiene ni son escuchados. En lugar de vestir una corbata bonita opte por enviar un mensaje. Un mensaje no sacado de mi cerebro si no de alguien que respira el mismo aire que se respira en Colombia día a día. Mi lucha no es contra el presidente sino contra todo lo que promueva la guerra como lo son las bases militares. El texto de la camiseta recoge también un sentimiento de muchos de los jóvenes de su país, los cuales como cualquier ser humano con sentimientos, comparto totalmente.

No puede ser que en este siglo todavía existan personas sin la habilidad para entender el derecho que tenemos los artistas de expresar lo que sentimos a todos los niveles. La censura no debe ser de parte del gobierno. El que no me quiere escuchar que simplemente no venga al concierto. Esa sería la manera más valida y legítima de censurarme. Con todo el respeto que se merece el señor Uribe, el presidente de Colombia no es Colombia. Colombia es mucho más que un presidente. Como dice Rubén Blades. "la patria no la define los que suprimen a un pueblo".

Con estas palabras me despido no sin antes mandarle un beso a todos los lugares a los que he visitado en Colombia como lo son la Sierra Nevada en Santa Marta, Palenque, San Jacinto, Maicao, Cali, Medellín, Bogota, Valledupar, Cúcuta, Bucaramanga, Barraquilla, Cartagena y a todos los lugares que me faltan por recorrer.

René Perez Joglar.

domingo, 18 de octubre de 2009

Fanny Lorena Pérez

Estoy en total desacuerdo con las declaraciones de la Señora Secretaria de Gobierno de Bogotá esta semana que termina, a nombre de la Alcaldía de Bogotá, cuando prácticamente condena a una familia que activa la red de búsqueda de los organismos de seguridad de la ciudad para buscar a uno de sus miembros desaparecido hasta la fecha en que se activa dicha red.


La señorita Fanny Lorena Pérez, de 24 años de edad, según su propio relato, tomó un taxi el martes 6 de octubre en el sector de la Carrera 13 con Calle 49 en Bogotá y lo único que recuerda después es que entró en un “profundo sueño”. Su familia acude a los medios de comunicación y a las autoridades para buscarla y el viernes 9 de octubre aparece en el Portal El Tunal de Transmilenio, al sur de la ciudad, visiblemente trastornada pero aparentemente ilesa.

Más allá de lo que se pueda pensar o indagar luego de los hechos, todo ciudadano tiene el derecho de buscar a sus seres queridos y el Estado, a través de los organismos de seguridad o de los medios a su alcance, de brindar el apoyo necesario para que quien desapareció, aparezca.

Mal hace la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Secretaría de Gobierno de la ciudad en condenar a una familia que busca a su hija y hermana desaparecida, activa toda una red de comunicación, pone oportunamente en conocimiento de la opinión pública dicha desaparición y activa, por lo tanto, la red de seguridad de la ciudad para encontrarla.

Lo único que hace la Alcaldía Mayor de Bogotá con las declaraciones del Alcalde y de la Secretaria de Gobierno es desestimular la denuncia oportuna por desapariciones en la ciudad y estimular todas las formas de violencia contra las mujeres. ¿Qué dirá al respecto la Oficina de Mujer y Géneros de la Alcaldía Mayor de Bogotá? ¿Son las declaraciones de las máximas autoridades de la ciudad parte de la Política Distrital de Mujer y Géneros?

En Colombia, según estudio de la Defensoría del Pueblo en 1995, desaparecen anualmente cerca de 4.000 niños y niñas menores de 18 años. Las niñas de Suba, desaparecidas en 1995 jamás fueron encontradas. El Estudio de la Veeduría Distrital y la Asociación Afecto contra el maltrato infantil “Situación de los Niños y Niñas en Bogotá 2001 – 2005” recomienda “la existencia de grupos especializados en la atención de estos crímenes (secuestro) contra los niños, las niñas y los adolescentes, que pudieran apoyar a las familias y avanzaran en la investigación judicial hasta dar con los autores y regresar sanas y salvas a las víctimas. La ciudad adolece de un grupo entrenado y especializado en investigar el secuestro y la desaparición de personas menores de 18 años en Bogotá”.

No quiero imaginarme a los funcionarios públicos en mención si una familia denuncia ante los medios de comunicación la desaparición de su hija de 13 años y sus compañeritas de estudio, a quienes pudieron haber visto por última vez saliendo para cine a un Centro Comercial de la ciudad a las 6:00 p.m. Ello activaría también parte de la red de búsqueda de organismos como la policía de investigación SIJIN, activaría la presencia de periodistas y cámaras de televisión y determinaría la decisión de la ciudadanía de apoyar la búsqueda de las niñas.

Si las niñas aparecieren sanas y salvas, ¿sancionaría la Alcaldía Mayor a las familias preocupadas por sus hijas? ¿A la SIJIN por cumplir con su deber? ¿Los Editores de los medios presentes dejarían de cumplir con su deber ético de atender el llamado?

Los organismos seguridad del Estado siempre deben estar atentos a los requerimientos de la ciudadanía. Cueste lo que cueste. Y la prensa también en el marco de servicio y vocería de la comunidad.

Guillermo Camacho-Cabrera

sábado, 17 de octubre de 2009

Papel y Signos

Papel hace alusión a lo físico, a lo que podríamos denominar "real" o anclado a la realidad, que se puede palpar como el papel creado a partir de celulosa, a diferencia de la virtualidad que ofrece la pantalla del computador.

Signos alude a lo puramente representativo y/o mental, a la posibilidad de construir la realidad y de-construirla también desde la creación de simbolismos e imagenes ancladas estas en la cultura, la idiosincrasia, la formación personal y los iconos.

Papel y Signos es el medio de expresión de unas ideas, posturas ante el mundo y ante la realidad que quiero compartir con quienes accedan a este Blog.

Bienvenidos y bienvenidas.

Guillermo.