sábado, 9 de enero de 2010

La Farcsa de las FARC


Es difícil imaginar hoy una guerra de guerrillas romántica (en cursivas, porque ninguna guerra es romántica), como se hubiera podido pensar en los años sesenta, en el siglo pasado, con revolucionarios de barba y luchando por ideales de liberación y justicia.

No es posible encontrar hoy campesinos cultivando la tierra, con el fusil al hombro, en comunidades agrícolas, ganando la adhesión del pueblo en contra de un régimen opresor.

El romanticismo revolucionario dejó un legado en la memoria de las generaciones anteriores a la mía y, tal vez, en algunas personas de mi generación, con imagenes vueltas íconos como la del Che Guevara o la de Fidel (Castro) en la Sierra Morena.

Devolver el reloj del tiempo es tan difícil como resucitar al Rey Elvis, quien hoy cumpliría 75 años de nacido.

Sin embargo, en un contexto del siglo XXI, las mal llamadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC intentan reivindicar valores del siglo pasado a través de un pseudo-documental proyectado en un festival argentino, con el ánimo de repetir su difusión próximamente en Europa.

Engaño de tontos. Las FARC de hoy no son lo que fueron los movimientos revolucionarios ayer. Hoy asistimos a la masacre, a la reivindicación del terror, al asesinato de niños, al secuestro de jovencitos. A la enfermedad mental armada.

Guillermo Camacho Cabrera

Foto: Pablo Moncayo, secuestrado por las FARC hace más de 12 años, aún en cautiverio. En: adopta un secuestrado

No hay comentarios.:

Publicar un comentario