sábado, 16 de enero de 2010

Soñando con los Invasores Espaciales


La evolución de los juegos de video ha sido grande en estos últimos 30 años. Las personas de mi generación en Colombia pasaron del "Telebolito", que visionariamente puso a disposición de los niños y niñas de la TV en blanco y negro el pionero Reinaldo Moré hasta los juegos de hoy, sin cables y que responden a los movimientos naturales de la mano y el cuerpo del jugador como los de la consola Wii de Nintendo.

Para los niños de mi generación era solo un romántico sueño poder jugar en casa juegos como "Marcianitos" (Space invaders) y "Asteroides", por mencionar algunos de los primeros que se conocieron, ya que el Pac Man y otros fueron posteriores.

Tuvieron que pasar 30 años antes que el sueño se convirtiera en realidad gracias a la tecnologia y a personas visionarias que han logrado poner a disposición de niños y niñas de esta generación los juegos de video, tan divertidos, entretenidos y muchas veces educativos, que desarrollan habilidades de motricidad fina, ganar y perder, asunción de retos y fracasos, combinación de sonido, video y coordinación sensomotriz.

Me ha sido muy grato en el día de hoy reencontrarme, gracias a una publicación de la revista Enter de EL TIEMPO (Edición Diciembre de 2009), con el clásico juego de "Marcianitos" disponible en línea http://www.spaceinvaders.de/ y ver cómo es igual de llamativo incluisve para las generaciones de hoy.

Mi hijo, quien también jugó conmigo, me preguntaba con asombro acerca del juego, de cómo jugábamos antes, cómo eran las relaciones padres e hijos, qué pasaba en el colegio en ese tiempo, si nos era permitido jugar o no, si las pantallas eran en blanco y negro.

Mientras jugábamos, conversábamos y mientras conversábamos, aprendíamos uno del otro y nos divertíamos. Hoy no jugué solo por un puntaje sino por disfrutar con mi hijo un pequeño sueño hecho realidad. El número de puntos de jugador obtenidos era irrelevante frente a la posibilidad de encontrar que el juego mediara la conversación.

Sin embargo, mi hijo y yo quedamos entre los primeros 500 mejores jugadores del sitio.

Guillermo Camacho Cabrera

No hay comentarios.:

Publicar un comentario