domingo, 7 de febrero de 2010

La marcha del 6 de febrero por la Salud de los colombianos

Con el lema "La Salud no es un favor, es un Derecho" se desarrolló este sábado 6 de febrero por las calles de Bogotá y algunas de Colombia la marcha convocada por dos estudiantes de leyes a través de la red social Facebook.

Miles de personas caminaron y se concentraron en la Plaza de Bolívar, en pleno corazón de Bogotá, enmarcada por construcciones emblemáticas para la democracia como el Palacio de Justicia, la Catedral Primada de Colombia, el Palacio Liévano sede del gobierno local y el Capitolio Nacional o edificio del Congreso de la República. 

La pluralidad de actores que se dieron cita en la jornada de protesta permitió establecer que la Salud de las gentes debe ser un INTOCABLE para los gobiernos y los gobernantes y que cualquier niebla que exista para minar ese derecho debe ser proscrita del ejercicio del poder.

En la marcha se hicieron presentes personas de todos los estratos socioeconómicos -en Colombia el acceso a los servicios estatales se regula por este medio-, organizadas en asociaciones de pacientes, médicos federados, centrales de trabajadores, personas del común (Ver fotos de la marcha).

El descontento de las gentes de Colombia por las impopulares medidas de reforma al sistema de salud ha hecho que el Presidente de la República regañe públicamente a sus asesores y emprenda una campaña de información por los medios de comunicación con el fin de contrarrestar las opiniones adversas de las sociedades científicas, los gremios de la salud, los gobiernos locales, los pacientes organizados y los usuarios del sistema general de seguridad social en salud.

No obstante, más que la posibilidad de hablar a los colombianos lo que está en juego es la credibilidad del Presidente y de un gobierno que ha descuidado completamente su relación con el ciudadano de a pie. 

Controvertir la opinión de las sociedades científicas desde la confección de unos decretos reglamentarios que deshagan lo legislado en el marco de la Emergencia social quiere decir que el Presidente (ni siquiera el Ministro de la Protección Social), siempre tiene la razón y como sea va a tratar de enmendar los entuertos de sus asesores. Sin embargo, una cosa es tratar y otra lograr.

La impopularidad de algunas de las medidas tomadas en el marco de la Emergencia social (no hablo del impuesto al tabaco y al alcohol), ya hicieron mella en el grueso de la opinión pública colombiana. Bastó que se dieran a conocer los textos para que la gente leyera.

Más que un problema de estrategia pedagógica, de comunicación o de entrar a explicar lo ya está explicado desde el principio (los decretos son taxativos), el país recibiría con agrado una dosis de cordura de parte del Gobierno nacional con un reconocimiento de la pésima calidad de los decretos expedidos (especialmente los artículos en discusión), y su derogación por parte del mismo gobierno que los expidió. Si se deja esa tarea a la Corte Constitucional puede pasar un tiempo precioso entre el estudio y el fallo durante el cual muchas personas pueden morir o quedar en la ruina económica.

La próxima marcha y protesta quedó convocada para mediados de Febrero de 2010.

Guillermo
guillermo@papelysignos.com

Foto: Guillermo Camacho Cabrera

No hay comentarios.:

Publicar un comentario