sábado, 13 de marzo de 2010

Defienda su causa

Este domingo 14 de marzo son las elecciones populares en Colombia para designar Congreso de la República (Senadores y Representantes a la Cámara), a los 5 delegados ante el Parlamento Andino y a los candidatos a la presidencia de la República en las consultas internas de algunos partidos políticos.

La fase por la cual pasa Colombia es delicada, tanto en sus relaciones internacionales en los niveles político y económico como en las relaciones internas entre el gobierno y los ciudadanos.

Con un bono demográfico alto y desaprovechado, estos son los últimos años en que habrá más mano de obra joven en el país, contrastando con una década que cierra con índices altos de desempleo e informalidad. La violencia intrafamiliar y el maltrato infantil han aumentado sus índices a tal punto que el Instituto Nacional de Medicina Legal registró en 2008 más de 89.000 casos de violencia doméstica en Colombia. La crísis económica golpea con más fuerza a los más pobres y las consecuencias del desplazamiento forzado siguen sintiéndose en las ciudades y los campos.

La situación en sector agrícola no es mejor con un gobierno de puertas abiertas que ha dejado de proteger la producción propia importando granos, cambiando los precios a los agricultores entre el período de siembra y el de cosecha y un clima de altas temperaturas y pocas aguas que no ha contribuido tampoco con la prosperidad agrícola que Colombia merece por sus pisos térmicos y variedad de frutos y productos.

El panorama en el sector salud es delicado con las últimas reformas introducidas por el gobierno nacional que declaró el estado de emergencia para poder legislar e implantar reformas por decreto, inconsultas y lesivas para los ciudadanos en algunos de sus apartes.

Unos servicios públicos al alza con decisiones de aumento de tarifas, autorizadas pero onerosas como las de las compañías de telefonía celular que suben 3,5% sobre los cargos fijos que les representan miles de millones de pesos de ingresos adicionales cada mes, y un régimen impositivo alto que no se refleja en una redistribicion del ingreso más equitativa. La corrupción rampa en Colombia.

Temas como la seguridad, el secuestro, la paz y la necesidad de establecer políticas públicas en materia de salud mental, convivencia, prevención de accidentes de tránsito y trabajo para todos, además de comenzar la construcción de una sociedad para todas las edades son también retos para los legisladores y candidatos a la presidencia.

La invitación es a votar este 14 de marzo, castigando a los corruptos. Un candidato que pone por encima de sus propios intereses personales el interés público y de la comunidad haciendo eco ético al deber ser de quien trabaja por la gente y es elegido por ella para representarla, merecería estar en el Congreso.

Existen tantas propuestas como candidatos en Colombia. La invitacion es a votar sin hacerlo por la corrupción, el clientelismo y el privilegio personal del candidato. Defienda su causa con quien la defiende.

Guillermo
guillermo@papelysignos.com