domingo, 18 de abril de 2010

La inexequibilidad de la reforma a la salud

Es afortunado para Colombia ser un Estado basado en la separación de poderes, que no llega a los extremos de vecinos suyos como la Venezuela actual o las dictaduras militares de los años 70 que enlutaron la vida de las sociedades de los países del Cono Sur y aún pesan en el genio de las generaciones actuales chilenas, uruguayas, bolivianas y argentinas.

La presteza de la Corte Constitucional colombiana para trabajar alrededor del tema de la emergencia social que permitió al Gobierno nacional reformar el sistema de salud del país por decreto, cuando en general dicho trámite demora entre un año y dieciocho meses, y estudiar a fondo las causas de dicha emergencia social para declarar al final inexequibles los mencionados decretos (Ver Papel y Signos 31 de enero de 2010), merece el reconocimiento de quienes vemos en la democracia uno de los mejores sistemas de gobierno que aunque imperfecto se acerca a los postulados de participación ciudadana, control del poder y defensa del Estado de Derecho.

No deja de ser vergonzoso sin embargo, para el Gobierno nacional, el que haya tenido que ser la Corte Constitucional la que haya puesto en cintura sus acciones alrededor de las reformas a la salud. Hubiera sido más popular con la ciudadanía y menos desgastante para la Corte y para los ciolombianos el que el Gobierno hubiera reculado de sus decisiones y admitido sus errores a tiempo.

Reconocimiento en el tiempo a Edmund Burke (1729 - 1797), quien dejara planteado en Inglaterra el legado de la separación y el control de los poderes en el sistema democrático: legislativo, ejecutivo y judicial, con cuyo (ese sí perfecto), funcionamiento fue posible que la Corte Constitucional de Colombia controlara los excesos del Ejecutivo y dejara en el Congreso de la República las decisiones a tomar. 

Habrá ahora que comenzar a exigir que las propuestas en el Legislativo sean públicas, de cara a la gente, y que los grupos de influencia, comunidades organizadas y ciudadanos del común defiendan sus planteamientos ante los Representantes a la Cámara y Senadores que se dieron a bien elegir comos sus voceros y defensores.
Guillermo Camacho Cabrera
guillermo@papelysignos.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario