domingo, 26 de diciembre de 2010

¡Libertad!

Trece años de cautiverio en manos de las FARC cumplió este 21 de diciembre de 2010 el cabo del Ejército de Colombia José Libio Martínez, secuestrado en la toma del cerro de Patascoy en el departamento de Nariño, al suroccidente de Colombia, en 1997.

Llevando consigo el título nada honroso para sus captores del secuestrado más antiguo del mundo, el cabo Martínez ha debido resistir, con la esperanza de ver a su familia y en especial a su hijo quien nació pocos meses después de su secuestro, los más de 4.750 días privado de la libertad por personas que están fuera del márgen de la ley.

¿Humanidad? ¿Pueden hablar los comandantes guerrilleros de humanidad? Creo que representan la animalización del hombre, tanto como los asesinos, los maltratadores y abusadores de niños y mujeres, los torturadores. Con ellos se regresa en la evolución humana y comprende uno el significado de la palabra "bestia" en toda su dimensión.

La sociedad civil (civilizada), pide la libertad del cabo José Libio Martínez como la pedimos todos quienes nos consideramos colombianos. Solo los apátridas no tendrían oídos a este pedido: ¡Libertad!

Foto: Cabo José Libio Martínez

sábado, 4 de diciembre de 2010

¿Y el Alcalde?

Es muy posible que la administración distrital de Bogotá esté ejecutando miles de acciones para atender los estragos de la ola invernal en la ciudad, también lo es que se haya dejado anonadar por la emergencia y apenas esté reaccionando a la misma.

El 18 de noviembre dispuso la Alerta Amarilla por el invierno en la ciudad y apenas esta noche un consejo especial presidido por el Alcalde Samuel Moreno decidió pasar a Alerta Naranja entre tanto los deseperados habitantes de las riveras del Río Bogotá llamaban desesperados a los noticieros de televisión para pedir ayuda por la inminente inundación de sus casas esta noche.

Los teléfonos de la Dirección de Prevención y Atención de Emergencias no contestan, los bomberos y las cuadrillas de la Empresa de Acueducto de Bogotá son insuficientes, la información desde la institucionalidad y en especial desde la Alcaldía Mayor es inexistente.

¿Alguna persona del común sabe en qué consiste la Alerta Naranja? ¿Qué medidas debe tomar como ciudadano frente a esta nueva realidad? ¿Cuáles son las acciones obligadas de la administración y los gobiernos distrital y nacional cuando hay una Alerta Naranja?

La impresión que queda a cualquier persona que vea noticias en televisión este fin de semana es que la crisis del invierno se salió de las manos del Alcalde Mayor de Bogotá, y desbordó todas las expectativas de la gente por la ineficiencia con que está siendo atendida.

Quisiéramos los bogotanos contar con un Alcalde Mayor que liderara toda una cruzada con infomación clara, transparente, de cara a la ciudad, ofreciendo datos sostenidos sobre la situación de los diferentes puntos en emergencia en la ciudad y las acciones que está tomando la administración para contrarrestar las consecuencias del invierno.

Asimismo que hiciera recomendaciones desde la experticia nacional o internacional frente a cómo abordar una emergecia como esta, cómo preservar la salud y la vida de niños y ancianos, principalmente, qué tipo de ayudas económicas y sociales están previstas para las familias que deben trasladarse momentáneamente, albergarse o que pierden sus bienes y enseres por el invierno.

A esta hora ante la impotencia de la ciudadanía, gran parte de los bogotanos nos preguntamos ¿Y el Alcalde?


Foto: Samuel Moreno Rojas, Alcalde Mayor de Bogotá (Campus Party / Wikipedia).