lunes, 26 de diciembre de 2011

Disminución de muertes violentas en Colombia: de lo imposible a lo alcanzable

Los reportes de la Policía Nacional de Colombia entregados a través del Diario EL TIEMPO de hoy son alentadores en la medida en que el país logró reducir el número de muertes por homicidio en 50% en 10 años.

De un total de 27.840 homicidios en 2001 se pasó a 13.520 registrados entre enero y el 23 de diciembre de 2011, algo impensable a inicios de la pasada década y que alienta a las autoridades a ponerse metas a largo plazo en la reducción de homicidios en el país.

El reporte de EL TIEMPO, sin embargo, no esperó las cifras oficiales también del Instituto Nacional de Medicina Legal de Colombia, que generalmente se publican entre abril y junio del año siguiente al de los registros, pero se espera que la diferencia entre las mediciones no sea significativa.
Es necesario analizar que tampoco se presentan las cifras disgregadas por género y por grupos de edad, presumiéndose que el descenso ha sido parejo para hombres y mujeres y en todos los grupos etarios, lo que a simple vista parece atrevido de afirmar, toda vez que es posible que se haya presentado un aumento de muertes por homicidio en mujeres. Habrá que esperar el reporte oficial de la oficina de comunicaciones de la Policía, cuando presente sus estadísticas de homicidios en 2011 a la opinión pública a principios de enero del año entrante.

Cabe agregar que las causas o los móviles de los homicidios tampoco son revelados por el reporte del Diario EL TIEMPO, lo que indicaría también algunas de las causas del feliz descenso. A mediados de los años 1990 se tenía, de acuerdo con reportes oficiales del Ministerio de Salud, que los asesinatos a causa del conflicto armado alcanzaban a 15% del total de muertes por homicidios, en tanto que 85% eran causados por la delincuencia común y otras violencias como la intrafamiliar.

Esta noticia de la reducción de muertes por homicidio en 50% en Colombia en los últimos 10 años vale la pena registrarla como algo positivo para el páis, y también esperar a que los reportes epidemiológicos analicen las causas de dichos indicadores en detalle para continuar quebrando la estadística. Con este indicador que alienta los esfuerzos realizados por las autoridades, es claro que Colombia debería contar con una política explícita para la reducción de homicidios, con estrategias y recursos definidos, que aliente la esperanza de contar con un país más civilizado.

Guillermo Camacho Cabrera

No hay comentarios.:

Publicar un comentario