sábado, 1 de diciembre de 2012

Carranga sinfónica

Carranga sinfónica en la Universidad Nacional.
Foto: Guillermo Camacho-Cabrera
Cientos de estudiantes de la Universidad Nacional, docentes y personal administrativo de las diferentes facultades, se dieron cita el jueves 29 de noviembre en la plaza central de la universidad, con la asistencia también de público en general.
 
El motivo era inusual para la mayoría: escuchar, ver y sentir el concierto que ofrecieron Jorge Velosa y los carrangueros de Ráquira junto con la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.
 
¿La carranga interpretada por la Sinfónica Nacional? Para quienes no lo saben, la música carranguera es la música campesina del altiplano cundiboyacense de Colombia. Fue literalmente sacada de las entrañas de los pueblos de Boyacá por el maestro Jorge Veloza hace ya unos 40 años y dada a conocer al mundo por la magia de la radio, de la televisión y por el infinito compromiso de Veloza con lo autóctono. Son históricos sus conciertos en el Madison Square Garden de Nueva York.
 
Siempre con sombrero campesino, ruana y alpargatas el maestro Veloza es insistente, persistente y profundamente boyacense:
 
"Yo también soy un Boyaco
de esos de sombrero y ruana"
 
Creativo y animador del público comentó que  fue estudiante de la facultad de veterinaria de la Universidad Nacional, donde ofreció un concierto en el auditorio León de Greiff en 1971 con el cemento del techo aún chirle (aguado y listo para afinar), aludiendo a lo nuevo que era el auditorio y al nexo que lo vincula con la Universidad.
 
Los estudiantes y asistentes, algunos con ruana también, con amor por la música del maestro Velosa cantaron y bailaron las canciones bellamente interpretadas por los carrangueros y por la Sinfónica.
 
Muy puestos en su sitio y en su rol, los maestros-músicos de la Orquesta Nacional, dirigidos por el maestro Eduardo Carrizosa, estuvieron muy atentos a la partitura. Sin importar la lluvia (aguacero) que cayó en la etapa final del concierto continuaron tocando, ya no aplaudidos por la gente sino por el movimiento de los paraguas del público, que no se movió de su sitio.
 
"En la vereda de Velandia
del municipio de Saboyá,
una cucharita de hueso
me regalaron por amistad"
 

El arreglo de La cucharita para la Sinfónica, que incluyó notas del Himno Nacional de Colombia en su parte introductoria, es sencillamente hermoso, se escucha y huele a tierra, a campo y a país. "Es que cuando interpretamos La cucharita toda Colombia se pone eléctrica" dijo el maestro Velosa al final de la canción cuando a lo lejos, casualmente, se escuchó el ulular de unas alarmas.
 
Velosa siempre reivindica al campesino, nos recuerda que el requinto, la guitarra y la marrana también son Colombia y que la música carranguera es parte de nuestra cultura.
 
Escuche algunas piezas del concierto y la entrevista a Jorge Velosa que hiciera Javeriana Estéreo y la galería fotográfica del concierto y la nota de UN Noticias sobre el concierto. La distribución comercial de la producción musical es de Prodiscos.
 
Guillermo Camacho-Cabrera
guillermo@papelysignos.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario