sábado, 15 de noviembre de 2014

El cambio climático y la universidad

Pocas veces se discute en público desde la academia el tema del cambio climático y su relación con la producción humana.

Tuve la fortuna de ser invitado por la Escuela Colombiana de Ingeniería (ECI) Julio Garavito, con sede en Bogotá, al evento promotor de la ciencia ECICiencia, que organiza la Oficina de Desarrollo Institucional bajo el liderazgo de María Ignacia Castañeda.

Participé el 10 de noviembre en uno de los Foros centrales en compañía de Luis Fernando Vásquez director de general de la Fundación Al Verde Vivo, Jaime Moncada. director de programas del Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible CECODES, Natalia Ardila, coordinadora de la agenda ambiental de Pacto Global y la profesora María Carolina Romero, de la especialización en saneamiento ambiental de la ECI.

Mi participación fue a nombre de la Red de periodistas por el desarrollo sostenible, organización promovida por el CECODES y de la cual soy miembro.

Quedé gratamente sorprendido por la diversidad de enfoques que tiene la Ecoeficiencia, tema del Foro, y cómo a través de las intervenciones se fue ofreciendo un panorama más claro a los participantes sobre este concepto.

Directivas, profesores y estudiantes estuvieron presentes. Asistieron,escucharon, reflexionaron, preguntaron.

Al final, reafirmé mi sensación de que es posible vivir cuidando nuestro planeta. No hay más entornos aptos para la vida humana, por ahora.

A la Escuela Colombiana de Ingeniería ECI, a la Oficina de Desarrollo Institucional, el agradecimiento por impactar la vida de la comunidad universitaria con estos temas que son vitales para la especie humana y que fortalecen la capacidad de los estudiantes de crear entornos que mejoren la calidad de la vida desde sus futuras profesiones.

No dejaré de mencionar los nombres del equipo de trabajo que hizo posible el Foro "Cómo producir más con menos: una mirada a la ECOeficiencia" y agradecer la gentileza y buen trato con el que nos invitaron y recibieron: María Ignacia Castañeda, directora de la oficina de Desarrollo Institucional, Clemencia González Fajardo, directora de Comunicaciones y Mercadeo y Luz Amparo Sarmiento González, del área de prensa de la ECI. 

martes, 11 de noviembre de 2014

Don Domingo

Siempre lo saludé con un respeto reverencial.

Le decía, después del saludo, Don Domingo. No le producía molestia.

Con su voz profunda, salida de su barba siempre luenga, Domingo contestaba el saludo. Y esa era nuestra relación. Nunca me sonrió, como yo hubiera esperado. Yo oía sus noticias económicas, pues tal vez era el mejor redactor económico del país; el mejor relacionado; el más conocido y respetado por la fuentes, consultado por ellas, muy crítico y audaz. Me gustaba escuchar sus noticias y sus análisis. Lo admiré siempre.

Su sonrisa para mi la conocí luego de la penúltima asamblea de Círculo de Periodistas de Bogotá CPB, cuando risueño, luego de que lo saludé a la salida, me preguntó con su candidez característica que quién era yo. Ese día de este 2014, por primera vez le dije Domingo, con más alegría por volverlo a ver, que reverencia. Fui muy efusivo. Y él también. Me agaché hasta quedar a la altura de su silla, le tomé la mano, intercambiamos algunas ideas y copié su correo electrónico. Nos despedimos con la promesa de una comunicación pronta.

Siempre me encantaron sus sacos de paño de colores ocres, con corbata y camisa de similares tonos, algunas veces chaleco de lana y pantalón de pana. Zapatos cómodos. Formal y descomplicado a la vez, Domingo fue modelo para una o dos generaciones de periodistas en Colombia. Los oyentes siempre quedaban bien informados con las noticias de Domingo De La Espriella.

Cuántas personas conocemos a lo largo de la vida. A cuantas impactamos con nuestro comportamiento y ética. A cuántas recordamos como yo recuerdo a Domingo. Con alegría y añoranza; desde el corazón.

Sus millones de oyentes en el país, estoy seguro, también lo recuerdan, o recuerdan su voz. Su hoy y siempre hemosa voz. Muy radial.¡Tal vez la más radial de todas! Que acompañaba con su personalidad, entonación y experticia en temas económicos.

Esta noche haré una oración por Don Domingo De La Espriella, así como la haré por Don Manolo Villarreal, de quien apenas hoy conozco su deceso, y como la hice por Don Guillermo Castellanos Díaz, narrador taurino que llevó al oído de la afición colores como los granates y oros, tomados de los trajes de los diestros.

Ahora los tres deben estar juntos en el cielo, recordando viejas anécdotas y fundando una emisora celeste.

De lo que sí estoy seguro es de que Domingo, Manolo y Guillermo son habitantes plenos de nuestros recuerdos. Buenos recuerdos. Vivos recuerdos. 

Que el Dios de la Vida los tenga en su Gloria.

Amén.

Guillermo Camacho-Cabrera
guillermo@papelysignos.com 

miércoles, 29 de octubre de 2014

El hijo del magistrado

Que el hijo del magistrado haya recibido un llamado de atención por parte de las autoridades colombianas no es extraño.

Que el magistrado haya llegado al sitio del suceso gritando y vociferando con su esposa al lado, amenazando a policías y autoridades, sí es extraño.

Más extraño cuando el magistrado es el presidente de la corte suprema de justicia.

Que una de las más altas dignidades de la justicia esté en manos del magistrado que pierde el control, vocifera, presta su carro oficial a su hijo, digno él de sospecha vecinal de contravenir la Ley, es vergonzoso.

¿Qué hacía el hijo del magistrado?

¿Es legal que su padre influya para que la justicia que está bajo su potestad sirva para que, sin preguntar ni informarse, haga valer el tan conocido en Colombia "usted no sabe quién soy yo"?

Sí es deprimente que el magistrado diga a los medios de comunicación que se siente "desprotegido".

Es más deprimente que el general de la policía (debería ser de la poesía), diga que el hijo del magistrado es hijo de alguien que tiene una "alta dignidad", como si una persona fuera más digna que otra en Colombia, y que por ello merece un trato especial.

Que la Mayor de la policía obligue a sus subalternos a apagar una cámara de video porque aquí "no está sucediendo nada ilegal, patrullero", no es signo de la Mayor transparecia.

¿Qué significa justicia?

El hijo del magistrado es, lastimosamente, la imagen decadente de un sistema de justicia preñado de corrupción y de favorecimientos personales.

Que lo digan si no, los niños y las niñas víctimas de abusos sexuales cuyos procesos quedan impunes porque jueces y magistrados fallan en contra de las víctimas, favoreciendo a victimarios y abogados que protegen a personas que, como el hijo del magistrado, suelen ser más "dignas" que  los niños y niñas a quienes abusaron.

domingo, 13 de abril de 2014

La televisión ha cambiado

Imagen: Fotolia.
Aunque parece obvio decirlo, la televisión ha cambiado.


Desde finales de los años 1920 (tiene menos de una centuria de inventada), cuando los pioneros estadounidenses e ingleses la crearon, ha habido hitos importantes en su configuración, tales como:
 
 
  • Las transmisiones vía satélite, como la llegada del hombre a la Luna, conciertos globales de música, funerales famosos y últimamente las guerras y conflictos.

  • La posibilidad de grabar lo que se emite, gracias a sistemas como Betamax, VHS y la existencia de aparatos VCR. Hoy son las videocámaras digitales integradas en celulares y aparatos de bolsillo las que a través del hardware y el software de los aparatos permiten la grabación, transmisión y reproducción de videos.

  • El color en la televisión, pues en sus orígenes las imágenes eran en blanco, negro y escalas de grises; hoy las tecnologías digitales admiten paletas con millones de colores.

  • La Internet, que permite compartir contenidos, visualizar transmisiones sincrónicamente con la emisión en cualquier sitio con acceso a la red y un software de video (streaming), y ver muchas veces el mismo contenido con la mayor accesibilidad posible; antes se requería un televisor y la emisión por un canal específico, hoy basta un aparato de bolsillo y una conexión a Internet para acceder a los contenidos creados por las audiencias.

  • La producción de televisión aficionada o natural por parte de quienes antes eran audiencias y hoy acceden a medios de producción, transmisión y divulgación por televisión.

Tal vez en ninguna otra época de la historia la Televisión había hecho tanto honor a su nombre: "Visión a Distancia", que prolonga el ojo a través de las lentes de los aparatos y las conexiones a la Red.


Las TIC han integrado a la televisión a su propia definición. El reto actual está en la producción de contenidos especializados para las miles o millones de audiencias que se perfilan como públicos objetivos o que también producen contenidos.


Un ejemplo:


viernes, 10 de enero de 2014

El proceso del alcalde Petro

Definitivamente el proceso del alcalde Petro en Colombia ha dado voz a quienes no han tenido voz en Colombia, a través de la voz del alcalde.

La sanción del Procurador General de la Nación impuesta al alcalde de Bogotá, que lo saca del cargo y lo inhabilita para ocupar cargos públicos durante 15 años por generar un nuevo proceso alrededor de la prestación del servicio de aseo en Bogotá, ha traído la indignación del alcalde y la indignación de cientos de miles de bogotanos que votaron por él.

También la de miles de personas que no lo eligieron pero que ven en la continuidad del alcalde la garantía de la estabilidad política para la ciudad.

La sanción del Procurador Alejandro Ordóñez ha permitido el retorno a la plaza pública de un lenguaje que se creía proscrito en Colombia, que tal vez escondido en la clandestinidad y hablado en voz baja estaba evidentemente acallado por balas disparadas en las décadas de los años 1980 y 1990. Balas que asesinaron a líderes políticos, a campesinos y que desplazaron a miles de familias de sus lugares de origen hacia las ciudades a vivir una vida indigna e inhumana.

El lenguaje de Petro es el del respeto pero también de la denuncia, el que entiende el pueblo hablado desde sus entrañas, aquel que habla de injusticias, de arbitrariedades, de las vivencias de millones de bogotanos y colombianos reflejadas en la situación del alcalde. De indignidad frente a la operación de la Justicia. Esa misma operación que muestra la realidad diaria con situaciones de impunidad, corrupción, muerte y tráfico de influencias para favorecer a delincuentes y asesinos.

Petro le habla a la vida, a la democracia, a la paz. A la necesidad de la solidaridad, a la necesidad de justicia, a la necesidad de pluralismo, de tolerancia, de reivindicación de los excluidos y marginados.

Otro aspecto interesante del discurso del alcalde de Bogotá es que no se conoce de alguien que lo haya rebatido con argumentos que vayan más allá de lo jurídico de la sanción del Procurador y del proceso de la revocatoria promovido por el Concejal Miguel Gómez.

No se escucha que los gremios económicos, las multinacionales, los partidos políticos, los líderes de las ramas del poder público desmientan al alcalde en su argumentación, o rebatan sus postulados.

Las palabras del alcalde se encarnan en la gente que le acompaña en las plazas públicas y a través de las transmisiones del canal público de televisión de Bogotá, que informa completa y oportunamente en el marco de la libertad de prensa existente en Colombia.

Informa acerca de los sucesos que acontecen en la Plaza de Bolívar, en el centro de la ciudad.

El director del canal público de televisión de Bogotá, Hollman Morris, entiende perfectamente el papel de la televisión en la sociedad y hace honor a la historia de este medio de comunicación en el mundo. El derecho humano a la información es honrado por el canal.

Es tan llamativo el proceso del alcalde Petro que en él se puede escuchar también la voz de los niños y las niñas. La voz de las mujeres. De los indignados por la violencia.

El análisis del proceso que desarrolla el alcalde Petro se ajusta perfectamente al título de este Blog: Papel y Signos.

Guillermo Camacho-Cabrera
guillermo@papelysignos.com