miércoles, 21 de diciembre de 2016

Más allá del fuego

El fuego
En el estudio de las religiones, el fuego tiene un efecto purificador. En contextos de seguridad vial, si se presenta en vehículos, es signo de de alerta y de peligro por poner en riesgo las vidas humanas.

El fuego en un bus de transporte público es una de las peores imagenes que puede ver el ojo. Por la cantidad de personas que puede afectarse. Por el riesgo que implica para la salud humana y para la vida. Además, por la contaminación que produce la combustión de los elementos del bus.

Si no es controlado a tiempo, el fuego en un bus de transporte público genera sentimientos de impotencia. De que hay que dejar que el bus arda para que se consuma totalmente y que el fuego se apague. Por ello, cuando intervienen los bomberos es mejor.

Los buses y la seguridad vial
El sistema de transporte público en Bogotá evolucionó. La existencia del Sistema Integrado de Transporte Público SITP ha cambiado positivamente la calidad de vida de la gente. Aunque aún tiene muchas cosas que mejorar, beneficia más a los usuarios que el anterior sistema de Transporte Público Colectivo (TPC).

La mayoría de los actuales buses del SITP son repotenciados. Se aumentó su vida útil en su transición de prestación de servicios del TPC al SITP. Y el cambio se evidencia no solo en el reuso de los buses. Se nota hoy la existencia de protocolos en los conductores (hoy llamados operadores del SITP), para la atención de emergencias en sus buses. Además de la habilitación de puertas que abren y salidas de emergencia que funcionan.

Hasta el momento no ha habido pérdida de vidas humanas en incendios de buses del SITP. Esperamos que no las haya. Y ello es un gran logro para la seguridad vial de la ciudad. Basta recordar lo que hacía en fuego en los buses del TPC anterior. Verdaderos estragos en la salud y en las vidas de los pasajeros.

El SITP de Bogotá
Como buen Sistema Integrado de Transporte (SIT), el SITP de Bogotá debe ser ejemplo de movilidad en la ciudad y referente para Colombia. Ser buen ejemplo incluye mantener sus buses en un excelente estado técnico y mecánico para la prestación del servicio público de transporte. Es lo mínimo que espera un usuario. Que el bus donde se sube, funcione bien.

No es admisible desde ningún punto de vista que un bus se incendie por fallas en el sistema técnico y mecánico. Tampoco que sea objeto de actos de vandalismo y de terrorismo. El buen mantenimiento de los buses es responsabilidad del Sistema y los controles y predicciones de su funcionamiento deben aumentarse. Cada día cada conductor sabe predecir el funcionamiento de su máquina.

¿Será que se requiere aumentar la comunicación entre los operadores, los planificadores y los responsables del mantenimiento de los buses?  Las empresas operadoras o concesionarias del SITP que tienen a su cargo rutas, máquinas y operadores (conductores), en las diferentes zonas de la ciudad pueden cuidar más su reputación y la vida y salud de los pasajeros, incluidos sus conductores. Esto incluye cuidar el patrimonio de la organización representado en los buses. Es preferible contar con un bus en el taller que sale reparado a contar con un bus siniestrado por omisiones en el mantenimiento.

Guillermo Camacho Cabrera
Comunicador social periodista
Magíster en Ingeniería-Transporte

No hay comentarios.:

Publicar un comentario