lunes, 9 de enero de 2017

El puente está quebrado


¿Con qué lo curaremos? La caída de un puente colgante el día de hoy en inmediaciones de Villavicencio, Meta, a unos 130 kilómetros al Oriente de Bogotá, nuevamente debe llamar la atención de gobiernos y autoridades frente a la situación de los caminos veredales en Colombia.

Para los habitantes de zonas rurales no es un secreto que los caminos veredales, que en muchas ocasiones son una bendición para los pobladores de corregimientos, veredas y municipios del país, otras tantas se vuelven verdaderos dolores de cabeza. Esto ocurre principalmente en épocas de lluvia cuando el piso firme de tierra se vuelve fango, impidiendo que los caminos veredales cumplan su misión primordial: ser vías de comunicación.

Imagen: Noticias Caracol TV
La caida de un puente artesanal como la que sucedió hoy, además de segar ocho vidas (las de tres niños y cinco adultos, de acuerdo con los primeros reportes), afecta también a la economía campesina por impedir el traslado de personas y productos a otros sitios y puntos del país.

A los turistas que fallecieron hoy en la Vereda El Carmen del municipio de Villavicencio por cuenta del puente colgante en mal estado, nadie los va a devolver. Ni es posible regresar el tiempo. Si hay caso, vendrán demandas y solicitudes de indemnizaciones. Pero no más. Las vidas ya se perdieron.

A las autoridades solo les cabe, por ahora, prevenir nuevas muertes y afectaciones a la salud de miles de turistas, campesinos y niños rurales que van a las esculeas veredales caminando por puentes colgantes y desplazándose en tarabitas, cuyos lazos, cables, poleas y madera sufren día a día el desgaste de la intemperie.

Que del inventario nacional de puentes colgantes que debe tener el Instituto Nacional de Vías INVÍAS, se haga un plan urgente en coordinación con la nueva Agencia Nacional de Seguridad Vial ANSV para repararlos, reemplazarlos o señalizarlos debidamente.

Si el puente está quebrado, hay que curarlo. Esto, en lugar de permitir que más personas sigan usándolo, con las consecuencias que trae tener funcionando infraestructura en mal estado.

Y continuamos llamando la atención sobre los caminos veredales, que hacen parte de la Colombia invisible en las ciudades hasta que sucede una tragedia o hasta que una noticia llama la atención momentánea de las audiencias.

Actualización de la noticia a 10 de enero de 2016


Guillermo Camacho Cabrera
Comunicador Social Periodista
Magíster en Ingeniería Transporte
guillermo@papelysignos.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario