sábado, 15 de julio de 2017

Francisco

Imagen tomada de: Conferencia Episcopal de Colombia http://www.papafranciscoencolombia.co/

Es una verdadero honor para Colombia, los colombianos y para quienes habitamos en este país de América del Sur, que Su Santidad el Papa Francisco haya puesto sus ojos en nosotros para acompañar con su presencia nuestra vida y transcurrir.

El Papa viene a caminar. A invitarnos a dar el primer paso. A ayudar a reconociliarnos con el mundo, con nosotros mismos y con los otros. Viene a sembrar esperanza. Y fe. Y amor. Y solidaridad. Y confianza.

La visita del Papa a Colombia y su acompañarnos como pueblo nos regocija como católicos. También a personas de otras religiones porque su mensaje es macroecuménico. Es de justicia. De equidad.

El Papa Francisco viaja a pie. También en carro y en helicóptero. Y en avión. De pronto en tren y en barco. Pero siempre tendermos una imagen suya caminando. A pie. Peregrinando.

Porque caminar significa construir paso a paso el camino. Significa valerse por sí mismo (autonomía) en el desplazamiento y en la movilidad. Significa esperar a otros y viajar con todos. Siendo uno con el camino. Caminando.

Caminar es el símbolo de un pueblo que cree junto. Que va junto. Que vive junto. Caminar es el modo de transporte más sostenible que existe. Por encima de la bicicleta. Por encima del transporte público. Caminar, además, es signo de sencillez. Porque Francisco es Pastor. Y viene como Pastor. Y siente como Pastor. Y actúa como Pastor.

El Papa viene a Colombia fundamentalmente a predicar el Evangelio con el Santo Pueblo Fiel de Dios, que somos nosotros. Asi nos llama el Papa.

A la Iglesia, que somos nosotros, nos llama el Pueblo Fiel de Dios.



Hay que salir a ver al Papa en Bogotá el 6 y 7 de septiembre, en Villavicencio el 8, en Medellin el 9 y en Cartagena el 10 de septiembre. Y entrar en comunión con él y con su palabra.

Así sea.

Guillermo Camacho Cabrera
guillermo@papelysignos.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario