miércoles, 6 de diciembre de 2017

Conjuro contra la guerra

Por: Guillermo Camacho Cabrera

La guerra

Ciega, sórdida y cruel es la guerra.
Mata la vida sin compasión, sin importar nada.
Ni valores humanos, ni familias, ni géneros ni edades.
No discrimina.
Asesina igual al niño que al adolescente.
A las mujeres y a las niñas.
A los ancianos y sus recuerdos. A los viejos y su vitalidad.
La guerra hace que se pierdan la compasión y la capacidad de admirar, de hacer empatía.

¿Cómo resuelve las cosas la guerra?

La guerra resuelve las cosas con la muerte.
Con la del adversario, que en parte es la muerte propia.
El tanatos aplicado al conflicto.
La guerra asesina la vida.
La siega, no la solventa ni la promueve.

¿Quién hace la guerra?

Es de tontos la guerra. Pero hay tantos tontos en el planeta que cada uno sería capaz de declarar y hacer una guerra solo por el placer de prevalecer él mismo o sus ideas así sea de forma temporal.

Conjuro contra la guerra

Que la guerra no ilumine mi camino, hermosa paz mía.
Aléjala de mí.
Proscríbela de nuestras vidas.
Calla sus misiles.
Traba sus gatillos.
Confunde sus rojos botones del último día.
Apaga su fuego.
Apacigua a los guerreros.
Calma su naturaleza.
Fulmina la guerra.
Reina tú, paz reconocida.
Paz monosílaba.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario